LA PSICOLOGÍA
Es la disciplina que actúa en la evaluación, diagnóstico, prevención e intervención mediante la psicoterapia ante alteraciones en el cotidiano vivir en la cual la persona considere que existen ciertas conductas o emociones que generan un malestar psicológico y que se encuentren perjudicando su bienestar y salud mental. Todas estas áreas esenciales serían esenciales para el buen desarrollo humano, permitiendo un desenvolvimiento que desea tener la persona en la sociedad. Este malestar psicológico se puede ocasionar en cualquier momento de la vida, por algún suceso en específico o por una seguidilla de situaciones que facilitaron el desarrollo de un comportamiento disonante con el bienestar de la psiquis, por esta razón se cuenta con profesionales capacitados para la detección y tratamiento de la problemática psicológica que ha generado a lo largo de su ciclo vital. Ante cualquier consulta, no dudes en pedir una hora para tener una consulta psicológica sobre lo que las distintas problemáticas que te encuentras viviendo.

CUÁNDO CONSULTAR A UN PSICOLOGO:
En sí no es necesario consultar a un psicólogo(a) solamente en situaciones de crisis latentes o de desborde emocional, sino más bien, se sugiere asistir cada vez que la persona lo considere necesario para potenciar su salud mental. Sin embargo, existen ciertos signos de alerta que facilitan la detección de ayuda psicológica cuando aumenta considerablemente la necesidad de consultar.

SITUACIONES DE ALERTA:
El estar constantemente involucrado en situaciones que te generen malestar con tus pares, ya sea en el área escolar, laboral, fraternal o de pareja. Estar viviendo duelos, separaciones, rompimientos o algún trauma que estén afectando tu bienestar emocional. Estar transitando un período complicado de tu vida que te genere algún tipo de ansiedad, angustia u otro.

SIGNOS DE ALERTA:
• Dolores recurrentes que la medicina no ha logrado explicar, como dolor estomacal, de cabeza, muscular, entre otros.
• Emociones experimentadas con gran intensidad, como llanto, rabia, enojo y/o agresividad, de manera constante y el control de estas es llevado sin éxito.
• Aumento de crisis de ansiedad en distintos lugares sociales, aumentando ritmo cardíaco, sensación de perdida de control, respiración alterada, entre otros.
• Desinterés en actividades que solían ser de disfrute y gozo.
• Desmotivación en salir en grupos o en situaciones que conlleve conversar con otros.
• Aumento considerable de sustancias que causan desinhibición, como alcohol, drogas ilícitas, etc.
• Aumento o disminución de apetito por largos periodos de tiempo.
• Tendencia a tener pensamientos pesimistas o catastróficos de la realidad.
• Desesperanza ante la vida, metas o proyecciones que antes se aspiraban.
• Aumento de comentarios de preocupación de tus pares hacía tu persona.

Es necesario recordar que si te encuentras viviendo alguna situación planteada u otra no mencionada, sugerimos agendar una hora en el área de psicología para entregarte la ayuda que necesitas y acompañarte en el proceso terapéutico que spacioinfinito te puede brindar.

WhatsApp chat